miércoles, 15 de febrero de 2012

Parques temáticos

México: Parque de Hidalgo ofrece entre sus atracciones un cruce de la frontera simulado

Según la administradora del parque, Maribel García,  dicha actividad tendría como objetivo el disuadir a sus usuarios de emprender en la realidad esta aventura. Esta "Caminata nocturna" se promociona en efecto entre los atractivos del parque "Ecoalberto" que en su página de presentación explica que en este Gran Cañón del Valle del Mezquital se encuentra dicho desarrollo ecoturístico que, además de promover la cultura otomí y excursiones para descubrir su flora y fauna, promociona un recorrido nocturno para vivenciar la experiencia de los migrantes indígenas Hña Hñu (Otomíes) de la zona cuando deciden tentar el cruce de la frontera americana.

http://www.pbs.org/newshour/rundown/2013/06/fake-border-crossing-is-amusement-park-attraction.html





Parques con poco juego

 Hablar de parques temáticos en España es, en buena medida, hacer un relato de expedientes de regulación de empleo, de suspensiones de pagos, de pelotazos urbanísticos, de fuertes inversiones de remota amortización, de bandazos y continuos cambios en la gestión. Y también de aventuras políticas fracasadas impulsadas por Gobiernos autónomos, ya sea directamente, ya sea a través de cajas de ahorros. Apenas Port Aventura (Tarragona), tras un rescate en 2004 con la entrada de La Caixa, que en 2009 reestructuró el negocio, puede sacar pecho con sus últimos resultados (3,7 millones de visitas y un beneficio neto por encima de 12 millones, según el parque).

 Pese a las experiencias fallidas, tanto en España como en Europa, la respuesta de la Generalitat catalana a la decisión del magnate estadounidense Sheldon Adelson de apostar por Madrid para albergar el macrocasino "Eurovegas" (un megarresort, en este caso, del juego) ha consistido en avalar el proyecto de levantar no uno, sino seis parques temáticos de una tacada en las localidades de Vila-Seca y Salou, junto a Port Aventura, que impulsan La Caixa y la promotora Veremonte, del empresario valenciano Enrique Bañuelos, uno de los iconos del boom del ladrillo.

 De momento, se desconocen los detalles de esta iniciativa, más allá de que los seis parques reproducirán partes del mundo (Europa, Estados Unidos, China, Rusia, India y Brasil), una idea que recuerda mucho a la actual Port Aventura, que está dividida también en áreas geográficas temáticas (Mediterráneo, Polinesia, China, México, Far West; excepto la zona dedicada a los personajes de Barrio Sésamo). El supercomplejo se llamará Barcelona World y, según sus promotores, está previsto que genere 20.000 puestos de trabajo (el doble de empleos indirectos), que se inviertan 4.775 millones de euros en su construcción y que atraiga a 10 millones de turistas al año.

 “El anuncio es una pataleta, un proyecto sin ningún contenido, irreal y poco juicioso”, expone José Miguel Iribas, sociólogo especializado en el diagnóstico territorial, urbanístico y turístico. “Los parques temáticos en España han tenido unos resultados deplorables; incluso en Europa: Disneyland Paris ha sido un fracaso”, comenta. “En todo el continente, solo funcionan bien dos parques pequeños muy tematizados”, incide Luis María Huete, profesor del IESE Business School y autor del primer estudio que se elaboró sobre Port Aventura. Uno de ellos es Efteling, dedicado a los elfos y los cuentos de hadas que recibe en torno a 1,5 millones de visitantes al año, situado en Holanda, “sin muchas pretensiones y muy familiar”. El otro es Europa Park, más grande, situado en Alemania, al que acuden unos cuatro millones de personas al año.

Con excepciones, como estas dos, el parque temático “es un modelo que per se no funciona en Europa”, insiste Huete. Su origen se remonta a la década de los años sesenta y setenta, en un momento en el que las formas de entretenimiento no tenían nada que ver con las actuales.

El modelo se desarrolló en Estados Unidos, donde ofrecía la posibilidad de salir del entorno aburrido de los barrios residenciales, cuya posibilidad de ocio prácticamente se limita a los centros comerciales, e invitaba a las familias a acudir a un entorno amable y seguro. En este recinto el tiempo estaba organizado en torno a actividades programadas y, generalmente, relacionadas con un tema que servía para dar unidad a las diferentes atracciones. El modelo fue un éxito en los Estados Unidos y se trató de reproducir en Europa. “Existía el convencimiento de que la extrapolación mecánica de este modelo de usos turísticos y de ocupar el tiempo de ocio estadounidense serían igual de válidos en Europa”, relata Iribas. “Pero no ha sido así” (...)

Quien guste puede leer el resto de este artículo en  http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/09/13/actualidad/1347558844_228460.html


Parque de "Paleoaventuras" en España:

En La Rioja, los más pequeños (y también muchos adultos) podrán saber por fin a qué se dedica un paleontólogo, descubriendo huellas y restos de dinosaurios, completamente equipados, al más puro estilo Indiana Jones.

En Enciso, el parque de paleoaventura "El barranco perdido" propone una jornada para trabajar en yacimientos con huellas de dinosaurios, para etiquetarlos y analizarlos posteriormente en el laboratorio. Además se puede aprender mucho sobre estos gigantescos reptiles en una exposición permanente sobre el cretácico de La Rioja.

El complemento perfecto es la amplia zona de aventura del centro, con puentes, pasarelas y tirolinas, así como otras actividades deportivas como tiro con arco, rutas de senderismo o el gran tobogán. Para los que necesiten un pequeño descanso del mundo prehistórico, no hay que perderse la playa cretácica con solarium, aunque ni siquiera ahí podrán olvidarse de dónde están, ya que en las piscinas, además de refrescarse, podrán seguir buscando restos de dinosaurios, y divertirse en los géiseres, cascadas de agua y pozas. Todo un parque dedicado a la paleontología que consigue hacer más atractivo el mundo de los dinosaurios a los pequeños.

Dónde: El barranco perdido. Enciso (La Rioja). Cuándo: de Semana Santa al puente del Pilar. Edad: todas las edades.

 http://elviajero.elpais.com/elviajero/2013/02/20/actualidad/1361376394_193051.html 




Paramount Park español en 2015
La compañía Paramount invertirá un total de 1.100 millones de euros en el futuro parque temático Paramount Park, ubicado en la localidad murciana de Alhama, que espera recibir más de 3 millones de visitantes al año y que generará 22.600 puestos de trabajo en la zona, entre empleos directos e indirectos, de ellos 16.500 durante su fase de construcción y 6.100 para su funcionamiento.
El nuevo parque temático, que prevé abrir sus puertas en la primavera de 2015, contará con la licencia de Paramount Pictures durante 30 años prorrogables a cargo de Premursa, y será el primer parque temático Paramount de Europa, el más grande de España y el segundo mayor de toda Europa. El proyecto fue presentado este martes en Madrid por el presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel y el vicepresidente ejecutivo de la Paramount Licensing, Mike Bartok, acompañados por el presidente y consejero delegado de Proyectos Emblemáticos Murcianos (Premursa) --sociedad promotora del proyecto--, Jesús Samper.
Un empujón a la economía murciana
Será promovido por Premusa, en un 80%, la sociedad Región de Murcia Turística (Remutursa), con un 10%, y el Instituto de Fomento de la Región de Murcia (INFO), con el 10% restante. Valcárcel ha mostrado sus buenos deseos sobre el proyecto, que acogerá además el mayor centro de convenciones de la Región de Murcia, el LifeStyle Center, suponga un "hito y un punto de inflexión" en la recuperación económica de la región.
Por su parte, el presidente de Premursa, Jesús Samper, hizo hincapié en la certeza de la viabilidad del proyecto, que se convertirá, "sin lugar a dudas en el motor de desarrollo de la economía regional y local y la posición de la Región de Murcia como destino turístico mundial". Entre las razones que esgrimió para la elección de Alhama destacó "sus características geográficas, históricas y climáticas excelentes y únicas", que incluyen 300 días de sol al año, sus próximas playas, su patrimonio natural y cultural y sus infraestructuras de transportes con dos aeropuertos, el nuevo Aeropuerto Internacional de la Región de Murcia, cuya apertura se estima para 2012, y el de San Javier, a los que se suman la línea AVE que se espera para 2014.
En total, el futuro parque contará con 30 atracciones y más de un millón de metros cuadrados por una parte y 550.000 metros cuadrados dedicados a su centro de negocios y convenciones. El resto está dividido en cuatro áreas temáticas, además de disponer de siete hoteles, restaurantes, tiendas y un espacio para conciertos.
¿De dónde saldrá el dinero?
El coordinador de IU-Verdes en la Región, José Antonio Pujante, se ha preguntado este martes "de dónde va a salir el dinero" para construir el parque Paramount dado el contexto internacional de crisis, especialmente financiera, y el rechazo de los bancos a la concesión de créditos.
Ha indicado que las entidades financieras, que antes invertían y concedían créditos para este tipo de proyectos, "ahora no se arriesgan" a hacerlo en una infraestructura que requiere una inversión de 1.094 millones de euros cuyo éxito no es posible garantizar.
http://noticias.es.msn.com/paramount-invertir%C3%A1-1100-millones-en-un-parque-tem%C3%A1tico-en-murcia-que-abrir%C3%A1-en-2016

Otra propuesta española:

Basurama es un proyecto de vocación interdisciplinaria, formado por un grupo de arquitectos, que viaja por distintas ciudades de Iberoamérica, investiga, establece un diálogo con artistas locales, y junto a ellos propone una intervención a partir de lo que ellos llaman “residuos urbanos sólidos”.
En Lima, la gente de Basurama entró en contacto con un interesante puñado de artistas y activistas sociales que podía ofrecer buenas ideas para un trabajo de este tipo.
Se reunieron, intercambiaron impresiones y surgió la propuesta: un parque de diversiones.
“Se necesitaba reactivar socialmente el espacio; se necesitaba generar comunidad y generar una dinámica vital, de juego, de alegría —para contrarrestar el dolor y la lucha que se sostiene día a día en Neoplásicas—, una dinámica que emitiera un mensaje pero que tuviese una utilidad práctica y específica. Por eso surgió lo del parque de diversiones”, asegura Nanclares.
Ahora Surquillo cuenta con un pequeño pero cálido parque de diversiones en un lugar que hasta hace unos días era una zona muerta. Con llantas, cables, papel, cámaras, piezas viejas de autos, y un poco de pintura, los artistas han diseñado juegos y atracciones. Han ganado un espacio. Han generado comunidad. Han puesto en valor la idea de reciclar. Han obsequiado esparcimiento gratuito a los vecinos y a los que están de paso. Y todo a un costo bajísimo. Y todo gracias a la imaginación.
El contexto
A lo largo del siglo XX el modelo urbano se ha caracterizado por una presencia progresiva y masiva del uso del automóvil. Ciudades extensivas cuyo objetivo final es proporcionar la máxima movilidad para los vehículos rodados, dejando en un segundo plano al peatón, incluso en el centro de las ciudades. Lima no es una excepción. Un planteamiento urbano desbordado por la realidad, un crecimiento informal indiscriminado y una red de transporte público inexistente, suplido (y autorizado) por un transporte informal masivo (más de 500 líneas) han acentuado estas características, en las que el peatón es un elemento secundario y el espacio público se encuentra en proceso de abandono y degradación.
El proyecto RUS Lima está centrado en la recuperación de uno de los espacios más originales e insólitos de la ciudad: el tren eléctrico elevado, a su paso por el distrito de Surquillo.
Esta estructura es probablemente el residuo urbano más sorprendente de la ciudad; por su forma y presencia urbana, -una gran plataforma elevada de hormigón de 9 metros de ancho y varios kilómetros de largo sin posibilidad de acceso-pero también por su carácter icónico en el imaginario colectivo limeño. Las esperas de acero que sobresalen en los pilares apuntando al cielo son una especie de institucionalización del paisaje común en toda la ciudad, esperando eternamente “seguir creciendo”, símbolo del progreso constante…y la parálisis política.
Existe mucha polémica y controversia entorno a esta infraestructura y a su construcción: la línea 1 comenzó a construirse abruptamente en los años ochenta, durante el primer mandato del actual presidente Alan García , como parte de una supuesta (e improbable) solución global a los problemas de transporte de Lima, llamado “el Metropolitano”, pero promesa tras promesa electoral de los diferentes gobiernos establecidos, nunca ha sido concluido, ni totalmente abandonado.

A parte de la necesidad de una reflexión pertinente sobre el transporte público en una extensa ciudad de 9 millones de habitantes, esta infraestructura desatendida demanda una perspectiva alternativa sobre su uso: para nosotros es claramente en un espacio público en potencia -paseo público o parque lineal elevado-, negado a una ciudad donde caminar a ras de suelo supone ser atropellado, ensordecido o al menos contaminado por los carros que la tienen tomada.
El proyecto: Autoparque de diversiones público
El proyecto RUS en Lima tomó forma a través de la reutilización de la vía del tren eléctrico actualmente abandonada.
Siguiendo la estructura básica de los proyectos RUS invitamos a la comunidad y a diversos artistas locales a activar ese espacio proponiendo una serie de atracciones y juegos, así como otro tipo de intervenciones de imaginario colectivo, que convirtieran la infraestructura del tren en un lugar lúdico y atractivo para todo tipo de usuarios. El resultado fue una clara acción de celebración del espacio público y una reflexión: un pequeño Parque de Atracciones.
En el proceso se propuso la participación activa de los diferentes actores del barrio. Tomando de partida los pocos recursos de la zona se acabó realizando toda la autoconstrucción con materiales reutilizados. En este caso fueron principalmente piezas de coche y neumáticos como forma de refexión paradójica al respecto del transporte público y privado.
http://basurama.org/general/rus-lima-autoparque-de-atracciones
Tuve la oportunidad de trabajar en el proyecto en Lima, que se titulo Auto Parque de Diversiones, fueron dos semanas de arduo trabajo que aun pueden visitar en el cruce de la Av. Aviación con la Av. Angamos, los participantes fueron:
Christians Luna (artista y performer), Sandra Nakamura (artista visual), Camila Bustamante (diseñora gráfica residente en Amsterdam), El Cartón (colectivo de estudiantes de arquitectura), Recurseo (diseñadores de "objetos con objeto",) El grupo C.H.O.L.O. (activistas sociales), Playstationvagon y El Codo (artistas plásticos) y el colectivo Motivando Corazones.
ver fotos en http://plasticamenteurbano.blogspot.com/2010/02/basurama-rus-lima.html
El espacio público es, en esencia, un lugar de apropiación individual y colectiva, revelador del hecho social: espacio de movimiento, de cruces y de encuentros. En oposición a la esfera privada, es un lugar de contacto y de convivencia con “el otro”, ése que no conocemos, necesariamente diferente. Lo señalan sin lugar a equívoco las investigaciones urbanas publicadas desde la década de 1980: sin espacios públicos no hay ciudad.
En la actualidad, sin embargo, la fiebre constructora está convirtiendo Lima en un agregado de zonas residenciales impersonales y enjauladas, sin parques ni jardines, sin casas… Y el uso de la calle se encuentra cada vez más restringido, sea por rejas, cercas o reglamentos municipales. Lejos de dirigirse hacia un modelo de ciudad sostenible —compacta, con un transporte público eficiente y un alto porcentaje de espacios verdes—, la gestión de Castañeda apunta precisamente a una ciudad de tránsito: de la casa al trabajo, y viceversa. Una ciudad tipo “máquina-para-habitar” y producir, según la expresión del arquitecto Le Corbusier. En esta ciudad-máquina, los cambios —convertir tradicionales avenidas como la Grau en vías expresas, o parques en campos de cemento— se entienden como rasgo de modernidad.
Pero ¿es esa “modernidad” la que queremos los millones de habitantes de Lima?
Los distritos limeños de clase media-alta, como San Borja, Surco y La Molina, se han embellecido con numerosas áreas verdes que, cómo negarlo, ofrecen un cierto nivel de calidad ambiental. Pero estos “parques”, frecuentemente limitados no solo por cercas o rejas sino también por reglamentos cuyo objetivo es “salvaguardar” el ambiente o el “orden público”, están lejos de cumplir la función de espacio público. Más bien, la búsqueda de una supuesta seguridad tiende a intensificar la segregación (espacial y social), así como la exclusión.
“Es usual observar en muchos parques de estos lugares a serenos expulsando a niños que se atreven a correr detrás de una pelota, parejas que retozan sobre el césped o personas de apariencia social modesta que se atreven a comer sobre la hierba a manera de un pic-nic. De esta manera, tanto niños como jóvenes aprenden cotidianamente a ser marginados por la ciudad”, señala Pablo Vega-Centeno, sociólogo urbanista y docente de la Pontifica Universidad Católica del Perú (PUCP).
Además de este fenómeno de creación de parques tipo postal (mirar sin tocar & prohibido pisar), sigue vigente el uso de rejas batientes, garitas y cercas que se legitimó —a pesar de su inconstitucionalidad— en nombre de la seguridad durante la época de la violencia. Es más: está en plena expansión.
La población limeña tiende a recurrir, en busca de seguridad, a la autosegregación socioespacial. Un gran número de distritos, tanto de clase alta como populares, han optado por enclaustrarse tras rejas, muchas de ellas sin vigilante que las pueda abrir (incluso en caso de emergencia) y con letreros que indican horarios de cierre o mapas con desvíos.
El arte es un elemento de transformación a la vez física y simbólica del espacio público que, a pesar de su origen falsamente democrático, puede ser reapropiado por la propia ciudadanía.
“Un ejemplo son los parques. Con el pretexto de la seguridad, existen rejas y se permite la exclusión. Pero frente a esto, se abren espacios alternativos que, por su misma dinámica, se encuentran en espacios públicos”, añade.

Como Miyagui, varios artistas —sean grafiteros, escultores o actores— buscan habilitar los espacios abandonados u olvidados como laboratorios destinados a nuevas prácticas artísticas y sociales. El Colectivo Basurama, por ejemplo, intervino las vías del tren inconcluso prometido por Alan García 25 años atrás.
http://www.revistaideele.com/idl/node/669



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada