domingo, 16 de octubre de 2016

Nivaria Tejera

de pronto un día
los obreros felices pensarán en su ciudad
inventarán rampas infinitas
parques transparentes
para que los niños corran
por el espacio libres
extraños a los ruidos de la ciudad

a la impaciencia de la ciudad...

(de: La Habana un día)